La exposición pretende realizar una aproximación histórica a la rama femenina o segunda orden franciscana, que ha estado presente en Elche a lo largo de quinientos años. Con la ciudad ha compartido espacio y momentos festivos, pero también dramáticos, como la expulsión de los vecinos moriscos del arrabal de San Juan o los duros años de la Guerra Civil.

A lo largo de los años, se produjeron cambios en la comunidad al hilo de los que se iban dando tanto en la ciudad como en el Estado. Si en un principio podemos hablar de una comunidad rica, donde profesaban las hijas de las familias nobles y hacendadas de la villa, que vivía de las rentas que le procuraba la inversión de las dotes de las profesas; con el tiempo, y, sobre todo a partir de las desamortizaciones del siglo XIX, las clarisas se mantendrán exclusivamente de su propio trabajo: fabricación de dulces, bordado, lavado y planchado y, actualmente, fabricación de formas eucarísticas para numerosas parroquias.

Un hecho luctuoso, la tempestad caída en Elche el 6 de diciembre de 1853, supuso la ruina del convento de las monjas, pero también posibilitó la construcción de un hito urbanístico: la Glorieta, en el solar del edificio conventual. Las hermanas se trasladarían al antiguo monasterio mercedario, cuyos monjes habían sido exclaustrados, y que sería su hogar hasta hace pocos años, salvo breves periodos durante la II República y la Guerra Civil.

Quinientos años después de llegar a la ciudad, las clarisas continúan con su labor, si bien ahora en un nuevo edificio situado al norte de la ciudad. Una comunidad formada actualmente por trece religiosas, que dedican su jornada a la oración y al trabajo. La inspiración franciscana sigue presente en la ciudad de manos de estas religiosas cuyo espíritu se renueva en un continuo Ora et labora.

 

La muestra se estructura en seis bloques o apartados, además de una introducción.

1.- En el primer bloque “Ora et labora” se realiza una breve aproximación al surgimiento de la orden franciscana, así como al establecimiento de la misma (ramas masculina y femenina) en nuestra ciudad.

2.- “La fundación” trata del establecimiento de las clarisas en Elche, la clausura, de dónde procedían las fundadoras, la primera abadesa…

3.- “El esplendor de la Comunidad”. Durante los siglos XVI al XVIII muchas jóvenes de familias nobles y hacendadas, tanto de la villa como de los alrededores, ingresarían en el convento de la Encarnación de las monjas clarisas de Elche. La inversión de las dotes entregadas por las profesas permitiría una vida desahogada a la Comunidad, dedicada fundamentalmente a la vida contemplativa. Además, el municipio, como patrono, realizaba un aporte económico para su sustento, en un principio de carácter anual.

4.- “El desastre”. Las desamortizaciones del siglo XIX marcaron un cambio radical en la forma de vida de las monjas, cuyas propiedades fueron incautadas. Además, el edificio conventual, a raíz de las lluvias ocurridas en la población el 6 de diciembre de 1853, quedó inservible y las monjas tuvieron que desplazarse al antiguo convento mercedario, de propiedad municipal tras la exclaustración de los monjes.

En este apartado también se ha incluido un pequeño punto de atención sobre el solar del antiguo convento de la Encarnación que se convertiría, con el tiempo, en la actual Glorieta.

5.- “Vivir en una crisis permanente”. El siglo XX se caracteriza por una situación de precariedad, podríamos decir que casi permanente. El lavado y planchado de ropas delicadas o el bordado son algunos de los trabajos realizados por las monjas para procurarse el sustento. Además, también podemos hablar de una crisis de vocaciones, que se solventaría acudiendo a jóvenes de Guatemala. El periodo de la II República y la Guerra Civil, por otra parte, supuso un momento dramático para la Comunidad, pero también para el edificio mercedario, incendiado en parte el 20 de febrero de 1936.

En este apartado se realiza un segundo punto de atención, titulado “Diario de una monja”, en el que se describen los pasos que sigue una joven que ingresa en la orden.

6.- “Una nueva vida”. En el año 2007 las monjas se trasladan, tras permutar con el municipio el antiguo convento mercedario -que se destina actualmente a uso cultural-  por un convento de nueva planta. La primera piedra del mismo se puso el 19 de octubre de 2005. El edificio, levantado según el proyecto del arquitecto Antonio Serrano Brú, se bendijo e inauguró el 1 de noviembre de 2007.

 

VISITAS GUIADAS PARA GRUPOS

Desde el museo se ha preparado una serie de visitas guiadas, que realizarán los comisarios de la muestra Anna Mª Álvarez Fortes y Joan Castaño García.

Público: dirigidas a alumnos de Primaria  (a partir de 8 años) y de Secundaria, escuelas de adultos, asociaciones y otros colectivos.

Turnos: durante el periodo de exposición de la muestra, martes y jueves a las 10.00 (concertar en caso de preferir otro horario)

Aforo recomendado: 25 personas.

Duración aproximada: 60 minutos.

Reservas: Llamar al teléfono 966 658 203 (de lunes a viernes de 10.00 a 18.00 h)

 

Museo Arqueológico y de Historia de Elche “Alejandro Ramos Folqués” (MAHE)

Diagonal del Palau, 1  

Tel.: 96 665 82 03

De lunes a sábado:     De 10 a 18 h

Domingos y festivos: De 10 a 15 h