Vaso ibérico de cerámica pintada figurativa*

Identificación: vaso ibérico de cerámica pintada figurativa

Dimensiones:

Diámetro de boca: 18 cm

Diámetro de base: --

Altura: 11 cm

Soporte: cerámica

Cronología: siglos II-I a.n.e.

Procedencia: La Alcudia (no conocemos el sector concreto donde se encontró). Alejandro Ramos Folqués, en un artículo en el que incluye esta pieza, señala que “las cuales hallamos en un estrato de cuarenta centímetros de grueso, los tiestos aquí estudiados (figs. 1 a 14 [la nuestra, 11 y 12]) junto a dos monedas: una, un as de Lucius Saturninus (del 90 antes de J.C.)…otra, del rey Juba II (25 antes de J.C. a 23 después)”, (Ramos Folqués, 1943: 329)

Campaña: 1942.

Estado de conservación: la pieza fue restaurada, en su momento, por manos no profesionales.

Intervenciones: la pieza no ha recibido ninguna intervención de restauración anterior a su exhibición actual.

Titularidad: MAHE

Ubicación en el museo: sala 3 del museo: La cultura ibérica. La primera ciudad de Ilici.

 

Descripción:

Vaso cilíndrico con base de pie anular, ligeramente apuntada, borde moldurado y asas plásticas adosadas. La decoración exterior, pintada en color rojo vinoso, se divide en dos campos claramente diferenciados. En el principal, se representa un motivo zoomorfo característico del estilo Elche-Archena, un prótomo o busto de ave con las alas desplegadas hacia sus costados. En el campo secundario, una representación vegetal de tema floral. Algunos investigadores han planteado la posibilidad de que en la mitad inferior de este campo se reproduce también la figura estilizada e idealizada de un pez, mientras que otros lo consideran más bien resultado de un azar caprichoso  derivado de la enrevesada decoración floral. En el interior del vaso, en el tercio superior, se reproduce otro motivo característico del estilo ilicitano como son los dientes de lobo o “carnassier”, representado por una línea continua de triángulos invertidos.

El paralelo más próximo, formal y estilísticamente hablando, lo encontramos en la sepultura 294 de la Necrópolis Ibérica de la Hoya de Santa Ana, en la provincia de Albacete: se trata de una copa cilíndrica con pie elevado, con dos asas plásticas acopladas en la pared del vaso donde a su vez se aloja una decoración exclusivamente vegetal de tema floral (Blánquez, 1990: 331-335).

En las dos piezas el horror vacui, esto es, el “miedo al vacío” demuestra el elevado grado de sofisticación del artesano íbero, el cual se halla dentro de un proceso de cambio cultural producto de la romanización. Así, mientras que la morfología del vaso reproduce modelos del ámbito romano, la decoración mantiene las técnicas y motivos propios de los iberos. Lo mismo se puede observar en los olpes o jarras romanas de tradición ibérica expuestos en las vitrinas del museo, como en otras muchas vasijas.

 

El yacimiento de La Alcudia y el sector 10D

Empezamos esta serie de la pieza del mes del año 2016 por una pieza hallada en el yacimiento más importante y conocido de la ciudad, donde en su día apareció la famosísima Dama de Elche. Hemos elegido este yacimiento y esta pieza para empezar la serie con motivo de la presentación en el MAHE de una exposición que trata de  presentar el proceso de investigación llevado a cabo, a lo largo de los años, en una determinada área del yacimiento, el sector 10D, situado en la zona meridional del enclave, cerca del lugar de hallazgo de la Dama, y que fue excavado por primera vez, en el verano de 1905, por el arqueólogo francés Eugène Albertini, adjunto de Pierre Paris, quien había comprado la Dama para el Louvre, tras su descubrimiento en 1897, y quien, en 1904, publicaría su Essai sur l’art et l’industrie de l’Espagne primitive, en cuyo tomo segundo dedica una buena parte al estudio de la cerámica ibérica.

La pieza que conserva el MAHE no procede de este sector, pero sí que se adscribe a la misma cronología que las piezas exhumadas en la excavación de 1905. Albertini excavaría en el tradicionalmente denominado “estrato E” de La Alcudia, el nivel de habitación ibérico inmediatamente anterior a la Colonia Iulia Ilici Augusta, encontrando múltiples ejemplos de la conocida tradicionalmente como cerámica de estilo Elche-Archena, representada por una cerámica con decoración figurativa en la que abundan elementos de flora, fauna, figuras humanas y elementos de carácter simbólico. Albertini publicará los resultados de su actuación en la revista Bulletin Hispanique (ver bibliografía), donde describe y analiza estilísticamente la decoración de los fragmentos encontrados.

 

Fauna ibérica

Todas las sociedades antiguas son civilizaciones agrarias, cercanas a la naturaleza, y no es extraño que en ellas surja toda una imaginería de plantas y animales que, en este segundo caso, deviene en ocasiones en una panoplia de seres fantásticos y monstruosos. De esta manera, la naturaleza aparece de forma muy frecuente en las imágenes de los iberos.

Podríamos decir que existe, por un lado, un espacio compartido, en el que plantas y animales forman parte de la dieta (la naturaleza nutricia), pero también acompañan, defienden y comparten un área de habitación, un entorno doméstico. Pero, fuera de este ámbito, existe un espacio salvaje, donde se hace manifiesta, donde se materializa la noción de amenaza, de fuerzas liberadas que es preciso controlar; y es en este ámbito -cuando el ser humano lo transforme para convertirlo en cultura-, donde aparecerá la función simbólica, vinculada muchas veces con lo sagrado. Los animales ya no son representados estrictamente como aparecen en el entorno, de forma realista; ciertos rasgos se enfatizan o se distorsionan expresando así el carácter más fiero, más pavoroso. El animal, llegado a este punto, se convierte en un ser fantástico, irreal, en un monstruo. Y junto al monstruo o, más bien, deberíamos decir, enfrente se sitúa el héroe. El héroe vencerá a la fiera y, por lo tanto, tendrá derecho a disfrutar de los frutos de la tierra. Todo ello se aviene bien con la ideología aristocrática de la cultura ibérica.

En todo caso, los diversos posibles significados nos muestran que la figuración ejecutada por los iberos no es casual y que responde a un mundo de significados que aún hoy no llegamos a alcanzar en su totalidad.

Por lo que respecta a nuestro vaso, se debe señalar que, en el soporte cerámico, las aves son los miembros más representados de la fauna ibérica. Tras las aves, los caballos con una representación también numerosa en todo tipo de soportes (Mata Parreño, 2014: 36). El ave, representada como motivo principal, tanto el prótomo como completa, y con las alas explayadas, es una imagen que se circunscribe a la provincia de Alicante, con La Alcudia como foco principal (Mata Parreño, 2014: 70). Se trata de aves indeterminadas, con “unas características en cuanto postura y atributos, que hacen difícil su identificación; no obstante, se observan pequeñas variaciones a la hora de plasmar detalles como el plumaje en el cuello, el pico más o menos largo, el cuello fino o grueso, etc. Parece que el icono ave (animal con pico córneo, cuerpo cubierto de plumas, con dos patas y dos alas) tiene una significación cultural que va más allá de una especie concreta. Llama la atención que cuando el ave aparece en escenas más naturalistas o asociada a otros animales, sí se marcan ciertos atributos y detalles anatómicos que pueden poner el énfasis en una especie determinada. Se trata, pues, de un icono y no de una representación natural del animal” (Mata Parreño, 2014, p. 71-72).

En el anverso de nuestro vaso aparece el prótomo de un ave indeterminada con las alas explayadas, pico largo y curvado, ojo redondo y plumaje indicado en la base del cuello. Su patrón responde a lo hasta aquí expuesto, a una construcción social donde plantas y animales tienen significados específicos y, por lo tanto, se ajustan a un canon de representación, que se aleja de la voluntad de imitación de la realidad.

Nota: en la exposición física de la pieza, que se realiza en la recepción del MAHE, a ésta la acompañarán una serie de fragmentos cerámicos, del mismo yacimiento y de la misma época, de la colección de Pedro Ibarra (1858-1934) que custodia el museo. Algunos de dichos fragmentos aparecen reproducidos en la obra de Ibarra Elche. Materiales para su historia (Cuenca, 1926). Pierre Paris también incluyó algunos de los mismos (indicando que formaban parte de la colección citada) en su Essai sur l’art et l’industrie de l’Espagne primitive, tomo II, París, 1904, p. 92-95.

 

Nota bibliográfica:

Descripción y reproducción de la pieza

Pericot, L.: Cerámica ibérica, Barcelona, Ediciones Polígraf S.A., 1979, fig. 119 y Ramos.

Ramos Folqués, A.:

“Hallazgos cerámicos de Elche y algunas consideraciones sobre el origen de ciertos temas”, Archivo Español de Arqueología, 52, julio-septiembre 1943, p. 328-335.

http://www.cervantesvirtual.com/obra/hallazgos-ceramicos-de-elche-y-algunas-consideraciones-sobre-el-origen-de-ciertos-temas--0/

“Museo Municipal de Elche (Alicante)”, Memorias de los museos arqueológicos provinciales, 1948-49 (extractos), 9-10, 1948-1949, Madrid, Ministerio de Educación Nacional, 1950, p. 173-174. http://www.cervantesvirtual.com/obra/museo-municipal-de-elche-alicante-memoria-1948-0/ . Descripción en p. 173 y reproducción en Lámina XLV, como ingreso en el museo del año 1948.

Cerámica ibérica de La Alcudia Elche-Alicante, Alicante, Instituto de Cultura “Juan Gil-Albert”, 1990, p. 148, lámina 52.4 y figura 66.1.

Tortosa, T.: «Tipología e iconografía de la cerámica ibérica figurada en el enclave de la Alcudia», El yacimiento de La Alcudia (Elche, Alicante): Pasado y presente de un enclave ibérico, Madrid, C.S.I.C., 2004, p. 131-132, fig. 71 (p.133) y  fig. 111 (p. 205). 

Sobre La Alcudia:

Remitimos a la “Bibliografía básica” de la Fundación de Investigación Arqueológica l’Alcúdia: http://www.laalcudia.ua.es/bibliografia.jsp

Sobre el sector 10D y los niveles ibéricos de La Alcudia:

Albertini, E.: “Fouilles d’Elche”, Bulletin Hispanique, 1906, tome 8, nº 4, p. 333-362. Se puede consultar en: http://www.persee.fr/doc/hispa_0007-4640_1906_num_8_4_1503

Albertini, E.: “Fouilles d’Elche (suite)”, Bulletin Hispanique, 1907, tome 9, nº 1, p. 1-17. Se puede consultar en:http://www.persee.fr/doc/hispa_0007-4640_1907_num_9_1_1514

Albertini, E.: “Fouilles d’Elche (suite et fin)”, Bulletin Hispanique, 1907, tome 9, nº 2, p. 109-130. Se puede consultar en: http://www.persee.fr/doc/hispa_0007-4640_1907_num_9_2_1524

Moratalla Jávega, J.: “La Alcudia ibérica: una necesaria reflexión arqueológica”, Lucentum, XIII-XXIV, 2004-2005, p. 89-104

Sobre la decoración de la cerámica figurativa (selección)

Blánquez Pérez, J.: La formación del mundo ibérico en el sureste de la meseta: (estudio arqueológico de las necrópolis ibéricas de la provincia de Albacete), Albacete, Instituto de Estudios Albacetenses, 1990.

González Reyero, S. y Rueda Galán, C.: Imágenes de los iberos: comunicar sin palabras en las sociedades de la antigua Iberia, Madrid, CSIC, 2010.

Mata Parreño, C. (coord.): Fauna ibérica: de lo real a lo imaginario, Diputación de Valencia, 2014 (esta monografía incluye una amplia bibliografía sobre el tema).

Se pueden consultar, además, los resultados del proyecto “De lo Real a lo Imaginario”, en cuya primera fase (2005-2007) se dedicó a la catalogación de la flora de los iberos entre los siglos VI y I a.n.e. En la segunda fase (2009-2011) se aplicó la misma metodología y objetivos a la fauna: http://www.florayfaunaiberica.org/

Olmos, R.: “Originalidad y estímulos mediterráneos en la cerámica ibérica: el ejemplo de Elche”, Lucentum, VII-VIII, 1988-1989, p. 79-102.

Ramos Folques, A.: Cerámica ibérica de La Alcudia (Elche-Alicante), Alicante, Instituto de Cultura “Juan Gil-Albert”, 1990.

Salas Sellés, F.:

La “Tienda del Alfarero” del yacimiento ibérico de La Alcudia (Elche-Alicante), Alicante; CAM, 1992.

Las cerámicas”, Iberia, Hispania, Spania: una mirada desde Ilici, Alicante, CAM, 2004, p. 181-188.

Tortosa, T.:

(a)   «Tipología e iconografía de la cerámica ibérica figurada en el enclave de la Alcudia», El yacimiento de La Alcudia (Elche, Alicante): Pasado y presente de un enclave ibérico, Madrid, C.S.I.C., 2004, pp. 71-222.

“De iconografía vascular ibérica”, Iberia, Hispania, Spania: una mirada desde Ilici, Alicante, CAM, 2004, p. 175-180.

 

* Este texto se ha redactado en colaboración con Iván López Salinas, Becario FPU del Área de Arqueología de la Universidad de Alicante. También se ha consultado sobre la pieza a Mercedes Tendero Porras y Ana Ronda Femenia, de la Fundación Universitaria La Alcudia de Investigación Arqueológica.