El primer edificio que ocupó el espacio fue la mezquita de la época musulmana que, consagrada al culto cristiano por el obispo de Barcelona Arnau de Gurb tras la conquista de la ciudad por Jaime I de Aragón en 1265, se mantuvo en pie hasta el año 1334.  Fue sustituida por una iglesia de estilo gótico de la que únicamente sabemos que tenía, al menos, tres arcadas.

Hacia 1492 fue demolida y se construyó otra de estilo renacentista. En este tercer templo ya tenemos la certeza de que se representaba el Misterio de Elche y que tenía diversas capillas laterales pertenecientes a las familias nobles de la ciudad. En 1672, a causa de unos prolongados aguaceros que cayeron sobre Elche, se declaró en ruina y se proyectó la iglesia barroca actual. Los planos fueron realizados por el arquitecto de origen genovés Francisco Verde y las obras, que se prolongaron durante más de cien años, estuvieron dirigidas por diversos arquitectos, como Pedro Quintana (1674-1678), Juan Fauquet (1685-1720), Fray Francisco Raimundo (1720-1727), Marcos Evangelio (1753-1767), Lorenzo Chápuli y José González de Coniedo  (1783-1784).

Destaca la participación del escultor Nicolás de Bussy, natural de Estrasburgo, que trabajó también en Valencia, Orihuela y Murcia. Es el autor de la portada-retablo que adorna la puerta Mayor de la iglesia (1682), dedicada a la Asunción y Coronación de la Virgen, considerada como una de las muestras más relevantes del barroco levantino. Del mismo autor es la puerta de San Agatángelo, en la base del campanario (1680), dedicada al copatrón de la ciudad, martirizado en la persecución de Diocleciano (s. IV).

La Basílica de Santa María tiene planta de cruz latina. Presenta una nave principal con bóveda de medio punto y dos laterales de menor dimensión, donde se abren las capillas laterales, cuatro por cada lado. La capacidad del templo se amplía con los balcones y corredores de la primera planta, adornados con molduras talladas en piedra de especial belleza y dificultad.

La primera piedra de este templo fue colocada en la base del primer pilar de la derecha, conforme se entra por su puerta Mayor, en una ceremonia que tuvo lugar el 2 de julio de 1672. Su cúpula fue rematada en 1727 y la iglesia, tras algunos períodos de inactividad por falta de recursos económicos, fue consagrada el 3 de octubre de 1784 por el obispo de Orihuela, José Tormo. El mismo prelado le concedió el título de «Insigne» en 1789. Y en 1951 el Papa Pío XII la elevó a la dignidad de Basílica Menor. Además, es el único templo del mundo católico que ostenta el privilegio de poder albergar en su interior una representación teatral, como es el Misterio de Elche, privilegio concedido por el Papa Urbano VIII en 1632, que aseguró la pervivencia del drama ilicitano hasta la actualidad.

La iglesia ha sufrido dos grandes restauraciones. La primera entre 1902 y 1905, fue dirigida por el arquitecto ilicitano Marceliano Coquillat y Llofriu y en ella se desmontó la cúpula y se repararon las  grandes grietas que amenazaban el edificio. La segunda, a partir de 1939, fue dirigida por el también arquitecto ilicitano Antonio Serrano Peral como consecuencia del incendio sufrido en los meses anteriores a la Guerra Civil (1936-1939). De ahí que la gran mayoría de las imágenes y los elementos cultuales sean posteriores a esta contienda.

La cúpula, situada a 25 metros de altura, se sustenta sobre pechinas decoradas por el escultor José Artigues (1727). Esta cúpula se transforma cada verano en el cielo del Misterio de Elche, una representación de origen medieval en la que se escenifica la Muerte, Asunción y Coronación de la Virgen María. Es  totalmente cantado en valenciano y se vale de una compleja tramoya para escenificar las apariciones de los ángeles y la Asunción de María. Es la única escenificación de sus características que se ha mantenido viva desde la Edad Media hasta nuestros días. Fue declarada Monumento Nacional en 1931 y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2001.

En el presbiterio del templo destaca el altar mayor sobre el que se levanta el tabernáculo o expositor, construido en Génova en 1742, según el diseño de Jaime Bort, conjunto de gran belleza, aunque en  1936 perdió gran parte de su decoración. Por su parte, el retablo mayor, de madera tallada y dorada, imita al original. En su centro se abre el bocaporte del camarín o capilla de la Virgen de la Asunción, sin duda el centro devocional de la ciudad. La actual imagen de la Patrona de Elche fue tallada en 1940 por el escultor valenciano José Capuz para reponer la original. Cuando la imagen de la Virgen está ausente del camarín, el bocaporte se cubre con un lienzo que representa la propia figura de la Patrona de Elche realizado en 1940 por el pintor local Francisco Rodríguez S. Clement.

El deambulatorio o trasagrario contiene cuatro grandes hornacinas y tres altares dedicados en su mayoría a imágenes de la Semana Santa ilicitana, entre las que destacan la de Jesús Nazareno con la cruz a cuestas; atribuida a Nicolás de Bussy (finales del s. XVII) y la de Cristo Resucitado, realizada en 1790 por el escultor valenciano José Esteve Bonet y donada a la iglesia por el obispo José Tormo.

La Capilla de la Comunión fue la última parte de la iglesia en ser construida. Se concluyó en 1784, es de estilo necoclásico, tiene forma de cruz griega y cuenta con una elegante cúpula. Aunque la mayor parte de su decoración fue reconstruida en la posguerra, son originales las tallas de los cuatro evangelistas.  También son originales de la época de la construcción del templo los muebles e imágenes de la sacristía, entre las que destacan un Cristo crucificado y las pequeñas imágenes de San Juan Nepomuceno y San Francisco de Paula, éstas últimas de José Esteve Bonet (1781). En una estancia interior, antigua capilla de San Pedro, destacada por su singular bóveda plana adornada por un gran anagrama de María, se conserva la urna o sagrario para el Monumento del Jueves Santo, pieza rococó tallada por el escultor ilicitano Ignacio Castell en 1760.

Con una elevación de cuarenta metros el acceso a la torre o campanario permite obtener la mejor vista panorámica de la ciudad rodeada de palmeras, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 2000. La impresión que causó tal visión al rey Amadeo I en 1871 hizo que otorgara a Elche el título de ciudad. De planta cuadrada, con tres tramos y tres estancias ocupadas con fotografías y explicaciones del templo, sostiene cuatro campanas construidas en los siglos XVII y XVIII y cuyos nombres, de menor a mayor, son Ave María, Bárbara (refundida en 1984), «Dijuny» o del Ayuno y María de la Asunción. Estas campanas, además de llamar a los cultos parroquiales, intervienen en el Misterio para enfatizar las aperturas del cielo y el momento culminante de la Coronación de la Virgen. Desde lo alto de esta torre es lanzada en la medianoche del 13 de agosto una gran palmera de fuegos artificiales, llamada la «palmera de la Virgen», que culmina la «Nit de l’Albà», acto festivo que inicia tradicionalmente la celebración asuncionista ilicitana.

 

PUERTAS

I.- Puerta Mayor

II.- Puerta de San Agatángelo

III.- Puerta del Órgano o del Congreso Eucarístico

IV.- Puerta de la Comunión o del Santísimo

V.- Puerta Chica

VI.- Puerta del Sol

VII.- Puerta de la Resurrección o (erróneamente) de San Juan

A.- Puerta del campanario

 

INTERIOR

1.- Imágenes de Jesús Triunfante (Talleres de Olot, 1945) y de Santa María Magdalena,  Cristo de la Agonía y María Santísima de la Amargura (Valentín García Quinto, 1984,  1987 y 1992, resepctivamente).

2.- Vestíbulo de la puerta de la Resurrección

3.- Capilla de San Josemaría Escrivá (Agustín de la Herrán, 2003)

4.- Capilla de las Benditas Almas del Purgatorio (Salvador y Román, 1955)

5.- Baptisterio (Pila bautismal de mármol de Carrara, s. XVI)

6.- Vestíbulo de la puerta de San Agatángelo

7.- Imagen de San Juan Evangelista (José Sánchez Lozano, 1947)

8.- Capilla de San Agatángelo (Vicente Rollo, 1957)

9.- Altar de San Rafael (Román y Salvador, 1950)

10.- Altar de San José (Octavio Vicent, 1952)

11.- Presbiterio

12.- Imagen de San Martín de Porres (Valentín García Quinto, 1975)

13.- Imagen de Jesús atado a la columna (Luis Marco Pérez, 1940)

14.- Altar de San Francisco Javier (José Sánchez Lozano, 1948)

15.- Escalera del órgano

16.- Imagen de María del Mayor Dolor (José Sánchez Lozano, 1947)

17.- Imagen de Jesús Nazareno (Nicolás de Bussy?, s. xvii)

18.- Altar del Cristo de la Misericordia (Juan García Talens, 1942)

19.- Imagen de Jesús Resucitado (José Esteve Bonet, 1790)

20.- Vestíbulo de la puerta Chica

21.- Capilla de la Comunión

22.- Museo de la Virgen

23.- Sacristía de la capilla de la Comunión

24.- Pasillo interior

25.- Sacristía

26.- Sacristía auxiliar

27.- Escalera al camarín, balcones y archivo

 

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA:

Joan Castaño García, Guía de la Arciprestal e Insigne Basílica de Santa María de Elche, CAM Fundación Cultural, Elche, 1994.

Marceliano Coquillat y Llofriu, Proyecto de reparación de la Insigne Iglesia Parroquial de Santa María de la ciudad de Elche, epílogo de Pedro Ibarra y Ruiz, Barcelona, 1903.

Javier Fuentes y Ponte, Memoria histórico-descriptiva del santuario de Nuestra Señora de la Asunción en la ciudad de Elche, Tip. Mariana, Lérida, 1887.

Pedro Ibarra y Ruiz, Historia de Elche, Alicante, 1895 (ed. facsímil de M. Pastor, Elche, 1982).

Rafael Navarro Mallebrera, Los arquitectos del templo de Santa María de Elche, CAPA, Alicante, 1980.

Inmaculada Vidal Bernabé, La escultura monumental barroca de la diócesis de Orihuela-Alicante, Alicante, 1981.