El origen del museo se sitúa en los años 80  del siglo XX, cuando un grupo de amigos aficionados a la paleontología forma el Grupo Cultural Paleontológico de Elche (GCPE), con el objetivo de juntar sus colecciones y obtener fondos para una biblioteca, un laboratorio y una zona de almacenaje del material fósil recuperado. Con el tiempo, gracias a sus labores de recuperación, investigación, conservación y difusión la colección de fósiles sería reconocida como colección museográfica. En 2004 se inauguraría el museo con el apoyo del Ayuntamiento de Elche.

 

En el área de exhibición se muestran más de mil piezas fósiles originales y reproducciones y originales de animales de gran tamaño como dinosaurios (Tyrannosaurus Rex, Deinonychus, Chasmosaurus, Iguanodón), mamíferos (Mastodonte, Smilodón, etc.), o reptiles, como el Masasaurio.

 

En 2008, se inauguró un sistema virtual, que representa un mar de época cámbrica, en el que se pueden visualizar los especímenes fósiles que se encuentran en el propio museo, pero dotados de movimiento  e inteligencia artificial, lo que les permite reproducir comportamientos básicos como cazar, comer, huir, reaccionando, incluso, a los estímulos del observador.

 

El museo desarrolla, además, diversos programas de investigación y cuenta con un espacio específico para el desarrollo de los talleres didácticos.