La Nit de l'Albá es una celebración que se remonta a la Edad Media. Cientos de generaciones de ilicitanos han celebrado cerca de la medianoche del día 13 de agosto, un alba extraordinaria, un amanecer inusual que tiene lugar en el cielo de la ciudad. Es costumbre acudir vecinos y visitantes a las terrazas de los edificios a las 23:00 horas del día 13, para contemplar y participar en el espectáculo pirotécnico en el que toda la ciudad colabora disparando cohetes y fuegos artificiales en honor a la patrona y en recuerdo de los seres queridos. El espectáculo culmina a las 24:00 h con el apagado de toda la iluminación, mientras se lanza la Palmera de la Virgen o Palmera de la Maredeu,  de grandes dimensiones, que provoca un amanecer que durante unos segundos ilumina la ciudad. Es costumbre típica entre vecinos y amigos el comer una sandía al finalizar el espectáculo.