La noche del 14 de agosto y la madrugada del 15 es "La Roá". Es costumbre velar la muerte de la Virgen, acaecida en la celebración de "la Vespra" del Misteri, y para ello miles de personas procesionan durante toda la noche y el alba por las calles del centro con velas encendidas. La ciudad no duerme esa noche, porque  además de la celebración religiosa, hay "marcha" en las calles, con música y ambiente de fiesta.