El documento del mes que nos ocupa no es en si un documento, sino parte del archivo personal del ilicitano Antonio Maciá Serrano, general de la Legión.  Este fondo particular llegó al AHME gracias a su familia, que en diciembre de 2014, lo cedió en depósito. Entre la documentación podemos encontrar documentos relativos a la vida profesional del militar, artículos  de opinión y creaciones literarias, obras de teatro…. Además de objetos de índole personal (retratos, títulos, documentos identificativos….)

Antonio Maciá Serrano nació en Elche el 10 de diciembre de 1910, en el seno de una familia de industriales del calzado. A finales de los años 20 ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza comenzando así su carrera militar, que le llevó a ocupar diferentes cargos como el de profesor en la Academia de Transformación de Guadalajara, comandante y teniente coronel de los regimientos León 38 y Wad-Ras o coronel del regimiento de Infantería Guadalajara 20 en Paterna. Finalmente en 1970 fue ascendido a general subinspector de la Legión y a gobernador militar de la provincia y plaza de Toledo.

Durante el desarrollo de su carrera profesional recibió dos premios Ejército, en 1945 y 1952, otro otorgado por el Patronato Virgen del Carmen en 1950 y dos en África en 1952 y 1957. Además fue condecorado con la cruz, placa y gran cruz de la Orden Militar de San Hermenegildo (1970), la Cruz de Combatiente de Europa otorgado por Ordre Militaire du Combattant de l'Europe (1979), la Laureada colectiva de Huesca, la Cruz Mozárabe….

A la par de su carrera militar, el general Maciá Serrano desarrolló una intensa producción escrita, artística y de investigación, que se plasmó en las diferentes conferencias que realizaba por toda la geografía española y los artículos de opinión que regularmente publicaba en la prensa. Pero si en algo destacó fue en su producción literaria, casi siempre de temática histórica y militar. Entre sus títulos encontramos Las Novelas de la Calahorra, La legión desnudaEugenio Gerardo Lobo en su tiempo y en sus coplas, en las armas y las letras... Además fue académico honorario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias de Toledo.

En su trayectoria vital nunca olvidó Elche y Santa Pola, lo que le llevó a ser pregonero en sus fiestas o en el VI Centenario de la Venida de la Virgen, además de ser Miembro Nacional del Patronato del Misterio de Elche. El 18 de enero de 1985 falleció en Elche mientras preparaba una de sus conferencias.

La documentación y objetos depositados, que ya forma parte del patrimonio y la memoria colectiva ilicitana,  han sido inventariados e instalados en el archivo municipal.

De las 50 unidades de instalación resultantes destaca la colección de 20 libros encuadernados con los recortes de los artículos y críticas, que desde 1933 a 1980 el general publicó en diferentes periódicos, a los que completó con un fichero alfabético auxiliar de materias.

Por otro lado encontramos notas manuscritas y mecanografiadas de sus obras (poesías, zarzuelas, novelas, guiones de teatro y cine….), así como material de apoyo para elaborar sus conferencias y trabajos (recortes de prensa y recopilaciones sobre arte,  literatura, historia, biografías….).

Cabe destacar los borradores de estudios sobre temática ilicitana: Los Reyes y la Corona: El pleito de Elche (1977), Elche y su Misterio (1961), Elche, nidal de habaneras (1982) o de temática humorística como la serie Cock-tail de sonrisas , sus zarzuelas como La Mora Rubia, guiones y libretos de teatro como Los encuentros de Nyborg, poemas…. Además de ediciones de sus obras más conocidas Romancero legionario (1940), La legión desnuda (1º edición de  1955), y Sombra en las manos (1969).

Toda esta documentación se completa con la correspondencia del general, tanto personal, como la que mantuvo por ocupar diferentes cargos civiles, ya que fue miembro del Patronato del Misterio y presidente de la Comunidad de Riegos de Levante (Izquierda del Segura).

Además, podemos consultar las copias de los discursos y pregones que realizó en múltiples ocasiones, como el discurso inaugural de la Plaza de la Legión de Valencia en 1971 o los pregones de las fiestas de Santa Pola y Crevillente.

Por último contamos con una colección de objetos personales: documentos identificativos, carteras, carnés del ejército, dos retratos, así como los diferentes títulos, placas conmemorativas y condecoraciones otorgadas a lo largo de su vida que nos permite aproximarnos a la vida y obra de este ilicitano.