Este servicio tiene como finalidad garantizar un mínimo de calidad de vida a los miembros de colectivos específicos, promoviendo medidas de discriminación positiva y la igualdad de acceso a los recursos y medidas de política social, atendiendo y previniendo sus necesidades y problemas sociales.

Así, factores como el envejecimiento demográfico o las situaciones de exclusión social, obligan a dedicar una especial atención a las políticas sociales, destinadas a los colectivos más vulnerables de la sociedad: personas mayores, mujeres, niños y adolescentes; personas con discapacidad, personas con conductas adictivas y, en general, cualquier persona o grupo en situación de dificultad económica o social.